Una relación sana de pareja

IMG-20150313-WA0000¿Siente que en su relación de pareja, el apoyo es mutuo? ¿Disfruta de tiempo de calidad en pareja sin renunciar al tiempo con amigos y familiares? ¿Considera que hay una buena comunicación? ¿Siente que se le escucha? ¿Hay respeto, confianza, entendimiento? ¿Se sienten a gusto el uno con el otro?

Efectivamente, todas las parejas viven momentos en su relación donde están presentes tanto aspectos positivos como aspectos negativos, pero, si ha contestado afirmativamente a cada una de las preguntas efectuadas, estamos hablando de que ustedes, tienen una relación sana de pareja.

No es algo que se pueda conseguir de un día para otro; requiere de tiempo. Al fin y al cabo, una relación de pareja se ha de cuidar, se ha de mimar y se ha de alimentar todos los días, para poder evitar así caer en el aburrimiento y en la rutina.

 A continuación, se presentan algunas características que han de estar presentes en una relación para que esta sea considerada como sana:

  • Se muestran con naturalidad en su relación, tal y como son, sin verse en la obligación de hacer o decir cosas que no se desean por agradar a la pareja.
  • Disfruta de la compañía de su pareja cuando hace cosas. Si es así, significa que disponen de tiempo de calidad.
  • Cada uno de los miembros de la pareja mantiene su espacio, es decir, se es capaz de compartir tiempo con sus amigos o su familia y se disfruta de aficiones de manera individual.
  • Siente que su pareja le apoya
  • Siente que su pareja le escucha
  • Siente que hay respeto
  • Es capaz de reconocer los errores que ha podido cometer, dejar el orgullo a un lado y decir “lo siento”. Al fin y al cabo, no se es perfecto.
  • Su pareja es como es, y se le acepta con sus defectos y virtudes. No se hace por cambiar al otro.
  • Los criterios de cada uno de ustedes pueden ser diferentes y no por ello se ha de dar mayor valor o importancia a unas opiniones sobre otras. De hecho, se puede expresar como se siente o que opina sin miedo a ser rechazado o sea un motivo de discusión. De esta manera, sus puntos de vistas son tenidos en cuenta y su pareja muestra interés por lo que quiere decir.
  • No se impone los deseos de uno sobre los del otro. Hoy elige uno el plan a realizar y la semana que viene, lo elige el otro.
  • No hay muestras de violencia verbal ni física.
  • Hay confianza
  • Hay honestidad
  • Si no deseo en ese momento mantener relaciones sexuales con mi pareja, tengo libertad para expresarlo sin que ello implique una discusión. Las relaciones son consensuadas, es cosa de dos.
  • Se buscan soluciones a los distintos problemas que se estén dando en la relación, dejando de lado las faltas de respeto, las amenazas, las reacciones desproporcionadas o los chantajes emocionales.

Miriam Benavides

Psicóloga

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *