¿CÓMO MEJORO LA COMUNICACIÓN EN MI FAMILIA?. Aida Mañero Ocarranza

Cuando hablamos del bienestar general de una persona, éste se logra a través del bienestar en diferentes áreas como pueden ser la laboral, la familiar, la relacionada con las amistades…

En cuanto al bienestar y la felicidad dentro de la propia familia, uno de los factores más relevantes en este sentido es la adecuada comunicación. Mediante la comunicación podemos transmitir valores, normas, creencias… tanto dentro del núcleo familiar como de generación en generación; además, el lenguaje que empleamos en el día a día, es una de las herramientas que nos ayuda a conocer cómo se sienten los demás miembros de la familia y qué necesitan, nos ofrece la posibilidad de explicar determinadas cuestiones y expresarnos nosotros mismos.

Sin embargo, hay etapas dentro del ciclo de una familia, o simplemente situaciones concretas, que hacen que esta comunicación se vea dañada de tal modo que ya no resulte eficaz para los componentes de la misma. En estos casos ocurre con frecuencia que los intentos de comunicación llevados a cabo por algún miembro, se convierten en una nueva discusión, lo que lleva a un nuevo malestar, generalmente compartido por todos, y así sucesivamente, entrando de esta forma en un círculo vicioso del que a menudo es complicado salir. Estas situaciones llegan a generar un pensamiento dentro de la familia: “solamente hablamos para discutir”, el cual a su vez también genera malestar debido a la impotencia por no poder solucionar la situación.

No obstante, y a pesar de lo que puedan llegar a pensar esas familias que no ven salida en ese momento, este tipo de problemática sí tiene solución y, mediante la ayuda de los profesionales adecuados, se puede llegar a conseguir de nuevo una comunicación adecuada entre los miembros de una familia y volver a funcionar de una manera sana.

Para llegar a ese punto, deben propiciarse algunas condiciones básicas, entre ellas:

 – Buscar un momento adecuado para dialogar, cualquiera no es válido; incluso acordar    un momento determinado al día.

 – Expresar lo que sentimos, pero también escuchar al resto, adoptando una postura          que transmita interés y buena disposición por nuestra parte.

 – Establecer turnos de palabra para hablar, de este modo se evitan     las interrupciones y que algún miembro no pueda intervenir.

Como vemos, la buena comunicación es sumamente importante, tanto para el bienestar de cada persona de forma individual como para la familia en su totalidad; nos sirve para poder compartir sentimientos, pensamientos, vivencias… y de este modo estrechar esos lazos familiares que contribuyen a nuestra felicidad.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *