LA CREACIÓN DE NUEVAS FAMILIAS TRAS LA SEPARACIÓN. CÓMO ACTUAR ANTE DETERMINADAS SITUACIONES. Aida Mañero Ocarranza.

En épocas anteriores a la que se vive actualmente, la separación o el divorcio de una pareja no era posible legalmente, incluso más, no era algo contemplado por la sociedad ya que era considerado un tema tabú. Lo adecuado y correcto era continuar con el matrimonio y aguantar hasta que apareciese una posible solución, o en algunos casos, simplemente aguantar.

El divorcio o la separación actualmente son contemplados como algo posible, algo que abre nuevas puertas y que da lugar a nuevos tipos de familias, descartando así el modelo de familia única que existía años atrás. Por todo esto, y teniendo en cuenta que el número de divorcios y separaciones ha aumentado considerablemente, es necesario tener presente que este fenómeno no es ya algo excepcional, sino que ha entrado a formar parte de nuestra realidad.

Entre los nuevos tipos de familias que se pueden crear tras una separación se encuentran las familias reconstituidas. Este tipo de familias se caracterizan por estar compuestas por el padre o la madre que obtiene la custodia, los hijos y la nueva pareja del hombre o la mujer. Dada esta situación, todos y cada uno de los miembros de esta nueva familia necesitan un periodo de adaptación, a lo largo del cual es posible que aparezcan algunas dudas y complicaciones.

La primera de esas posibles dudas que es probable que surja es si decirle o no a los hijos la existencia de esta nueva relación. Ante esta situación, puede manifestarse un miedo a ser rechazado por el hijo o una oposición del mismo, sin embargo, es necesario que éste lo sepa, ya que forma parte de esa familia y es un miembro más de ella. Por el contrario, esto no significa que haya que pedirle permiso u opinión, únicamente hay que decirle que se tiene una nueva pareja, lo cual no va a suponer que papá o mamá le deje de hacer caso o le vaya a querer menos, que son amores diferentes y el suyo nunca va a cambiar.

Otra posible situación que genera duda es cómo llamar a la nueva pareja, algunas personas se empeñan en querer que se le llame también papá o mamá, pretendiendo de ese modo que la nueva pareja adquiera una mayor implicación y autoridad con respecto a los hijos, este hecho puede generar confusión y malestar en el niño puesto que es más que probable que piense que la nueva pareja quiera sustituir a su padre/madre biológico, por tanto, el término papá o mamá, es preferible que se reserve únicamente para los mismos.

Por último, el hecho de que el niño pueda preguntar a su madre/padre que a quién quiere más, a su nueva pareja o a él, también puede suponer una situación que genere duda o malestar. En esta situación no es conveniente contestar al niño que a quién más se quiere es a él, ya que esto puede generar una rivalidad de éste en contra de la nueva pareja, lo cual a su vez puede fomentar una competencia no sana ni adaptativa por el amor de la madre. En este caso, es importante que el niño comprenda que se trata de dos tipos de amores diferentes, ni mayores ni menores.

Como se observa, estos son algunos de los cambios que esta nueva situación puede dar lugar, hay otros muchos que pueden ir surgiendo y, por esto, es necesario tiempo para todos los miembros para adaptarse, de forma progresiva, sin prisas ni presiones. En el caso de que esta situación suponga un problema prolongado en el tiempo es aconsejable acudir a un profesional que medie y pueda redirigir la situación, para así facilitar la adaptación y que esta genere la menor alteración posible.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *