Distancia en pareja

DSC_0656Llegas a casa y tu pareja está bañando a un niño mientras el otro juega en el salón. Saludas sin ganas, estás agotado. Empieza el terremoto de baños, cenas, pijamas y dormirles… Después de realizar esas tareas y que los niños estén por fin dormidos los niños, es vuestro momento de relajación del día.

Terminas de hacer la cena para vosotros y os sentáis en la mesa a ver el televisor, sin apenas dirigiros la palabra más que para concretar cosas de los niños o comentar algo que estáis viendo. Recogéis la cena y os sentáis en el sofá. Cada uno en un lado del sofá, tumbados, estáis demasiado cansados para nada más.  Veis un capítulo de la serie que os gusta, mientras tú aprovechas y miras unos correos en el ipad. Ni si quiera tienes muy claro si en ese rato habéis hablado.

Os metéis en la cama, os dais un rutinario y poco cariñoso beso, apagáis la luz y cada uno se gira hacia su lado. Y así, día tras día….

Pero esa noche no puedes dormir. Te preguntas en qué momento habéis llegado a esa situación, hace cuánto estáis así de distanciados, quién es esa persona que ahora duerme a tu lado, qué ha sido de vosotros como pareja, ¿seguís siendo una pareja o simplemente compartís colchón? Estás muy triste, le quieres y no quieres estar así, pero tampoco sabes qué hacer para recuperarle, para que volváis a reír y divertiros juntos. Te gustaría decírselo, pero no sabes cómo, no sabes qué decir, ¿“te echo de menos”?, “¿qué nos ha pasado?”, “¿cómo hemos llegado aquí cuando nos prometimos que nunca lo haríamos?”…..

Multitud de parejas acuden a terapia con este problema: no saben en qué momento apareció esta rutina, este distanciamiento, pero hace ya meses o incluso años que esta forma de vida se ha instaurado entre ellos y no saben qué hacer ni cómo solucionarlo. Nuestros psicólogos dan pautas y técnicas para que acorten la distancia entre los miembros recuperando su vida en pareja.

Carolina Deleito

Psicóloga

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *